Cómo Saber si Tengo un Don de Videncia

Don natural de la videncia

En muchas ocasiones tenemos la sensación de saber que va a ocurrir o de un momento determinado haberlo vivido, no es la típica impresión sino que sabemos que hay algo que va a suceder y que, de alguna forma, es premonitorio. Es cuando surge la duda de si se puede tener aluna característica que nos hace estar en conexión con el futuro o no.

Así si hemos intuido que podemos estar en esa línea nos encontramos en tratar de responder a cómo saber si tengo un don de videncia o no, por qué puede que sea simple casualidad o puede que sea algo más y que realmente nuestras sospechas estén en lo cierto.

Igualmente hay otras marcas, otros rasgos que hacen que pueda ser algo superior, que nos confieran la capacidad de ser vidente sabiendo que hay dos opciones para serlo: de nacimiento o debido a un hecho en nuestra vida, importante, que lo ha despertado y que no deja de decirnos que era algo “dormido” desde nuestra infancia pero que ya lo poseía.

Hay personas que son capaces de decir, de forma categórica, lo que puede ocurrir, son dotales, aquellos que tiene esa virtud, una forma de percepción extrasensorial que hace que sea un psíquico. Así es un don notable que sólo pueden desarrollar aquellos que realmente están tocados por esa fuerza interior que provoca ese poder.

Pero no todos pueden ser videntes o tener el don de la clarividencia, no todos aquellos que dicen tenerlo o poseerlo, hay rasgos que defines a este tipo de personas.

Características de un Vidente o Clarividente

El vidente verdadero no se limita a tener una intuición extraordinaria sino que puede captar un mensaje y saber que están en la línea correcta, además con muy poca información puede saber que va a suceder, pueden interpretarlo y transmitírtelo.

Para contestar a ello hay que saber que tiene el vidente, que rasgos son, para que puedan llamársela de esa forma. Así tenemos saber que deben tener:

  • Un don natural de nacimiento.
  • Un sexto sentido.
  • Tener visiones de carácter profético.
  • Querer ayudar a las personas.
  • Transferencia de sentimientos ajenos.
  • Ser muy honestas.

Así estas personas deben desarrollar todo ello de forma que si tienen ese don natural de la videncia puedan ver y/o escuchar esas pautas visionarias y estar en contacto con todo lo espiritual, lo inexplicable. Son capaces de verbalizar un mensaje y que sea decodificado con claridad para transmitirlo a la persona destinataria del mismo.

Las personas que tienen este don de la son capaces de decirnos cosas increíbles y hacer predicciones con fechas exactas, siendo increíble comprobar la precisión de la que han sido capaces de narrarnos.

Muchas veces se recurre al sexto sentido que tiene una persona para decirnos el futuro, normalmente la persona que es vidente tiene una capacidad fuera de lo común para ello, son capaces de decir si va a suceder algo, sea bueno o malo, y que ocurra, esto es muy sorprendente.

De esta forma puede invadirles sentimientos de desazón, de tristeza, de alegría, como si lo vivieran en ese momento, de forma premonitoria, nítida. Lo impactante es cuando todo lo que nos han dicho se ha cumplido y es real. Esa es la auténtica videncia con la empatía que ello provoca con respecto al suceso en sí.

Visiones sobre el Futuro

Se pueden tener visiones precisas pues las videntes pues captar todo lo que hay de premonitorio en torno a una persona y para eso interpreta el vestigio de las emociones espirituales o los sentimientos energéticos, además lo hacen como si ante sus ojos se materializara algo que es real y es la marca del futuro en sí.

Ese será el futuro que nos aguarde de forma que se puede actuar en función de él para aquellos hechos que pueden tener intervención y corrección humana.

Se debe tener el espíritu de ayuda, de sacrificio, de darse a los demás, es una característica fundamental en todos ellos. Esa capacidad se puede tener muy desarrollada y se muy preciso en todo lo que se dice (descripciones de personas, de situaciones, de casas o lugares). Pero tienen, sobre todo, las ganas de ayudar, de usar es don en mejorar la vida de los demás.

Hay algo muy desconocido que es la empatía y la transferencia de sentimientos ajenos pues las videntes tienen un sin fin de sensaciones que pueden corresponderse con la de otras personas y lo que viven en ese momento o vivirán, por eso que se puedan poner en la situación de alguien que les consulta.

Todo ello basta que se de en forma de un contacto físico o con la mirada o, simplemente con la voz, con ello ya se tendré el hilo conductor que debe llevarnos al futuro.

Además lo pueden hacer sin que se pregunte nada, ellas ya han establecido la conexión y a partir de ese momento todo es legible, desde nuestra vida, nuestros problemas, la solución y lo que nos propondrán será siempre en función de todo ello.

El don de la Videncia se debe usar honestamente

Pero para que todo esto se de la persona debe ser honesta, deben ser intermediarios entre ese mundo futuro y venidero y nosotros, capaces de predecir todo que viene con el mensaje y la carga emocional que contiene teniendo claro que nos dirán siempre la verdad, sea cual sea y lo dura que buena ser, positiva o negativa, hay que estar preparado para ello.

El poder predecir el futuro no es un juego, está escrito y sólo pocas personas pueden interpretarlo con la rotundidad de un vidente de verdad que sabe que acertará.

Si tiene todas estas cualidades, si lo ha pensado alguna vez y no lo demostrados, dese esa oportunidad, conceder el beneficio de la duda y probarse es un síntoma de inteligencia pues puede llevarse una sorpresa con respecto a ello.

Una vez iniciado el camino a lo que es este tipo de lecturas predictivas y el futuro de un consultante, se estará en la disposición de medir la capacidad que se tiene en función de los aciertos que se vayan dando y que harán que tomemos consciencia de nuestra cualidad especial.